La ventana de la cocina


Antes soñaba con nieve en Barcelona, pero ahora mi deseo se ha reducido a lluvia. Lluvia sencilla, lluvia de la de toda la vida.

2 comentarios:

sebastian dijo...

Tienes razón. Lluvia. La de toda la vida hasta hace poco. Hoy llueve. ¡Que no pare en cien días!

MBI dijo...

La lluvia me ha hecho quedarme, quieta frente a la pantalla y vigilante al horario del cine, y te he encontrado...me alegro tanto... tu diminuto villacinco es !!!!����

Blogs que sigo